¿Cuánto he de esperar?

La paciencia se acaba. Algunos me dicen que ponga cabeza , yo quiero poner corazón por una vez.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Tut mir leid

Este conjunto de palabras suena dulce al oído. Aún sin saber lo que significaba me ha parecido una combinación bonita. Tut:mirLeid.

Hoy en clase de Alemán aprendimos pretéritos imperfectos, excusas, motivos, invenciones para pedir disculpas o dar explicaciones en germano alto. Disculpen, pero si llegan ustedes 10 minutos tarde, mas vale que tengan una excusa,un motivo creíble para evitar  que se les echen encima. Esto en España no pasaría. Soltariamos alguna impertinencia a nuestra cita medio en broma medio en serio y asunto zanjado. A riesgo de repetir la situación a la siguiente vez, seriamos nosotros los que llegaríamos tarde a la cita. Y así hasta el infinito y mas allá. Mi particular récord  de espera en citas es de 1 hora y media. Sin enojos.

Hablar lenguas es bueno para prevenir el alzheimer. Yo añado que es bueno para estimular las neuronas dormidas y la concentración.
Es la técnica de la escritura la que hace que los demás te entiendan sin problemas de acentos. Eso incluye tener buena ortografía. Maldita sea. Que importante es y que descuidada la tengo. Cómo dice el poema de Jan-Luc Moreau:

‘…Qu’on ait pris la Bastille,
C’est merveilleux,
Mais que le soleil brille,
C’est encor mieux !
Orthographe et problèmes
Sont conjurés.
École, ah ! que je t’aime
A la récré !’

Revolución si, pero bien contada.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Europa siglo XXI

Este es un país duro. La mayor parte del tiempo en el trabajo, la menor parte del tiempo entre amigos. Tras unos meses aquí he podido comprobar que es una cultura inquieta por su país, manifiestamente orgullosa de pertenecer a él, con poca cintura para aceptar las críticas, y con una alto porcentaje de ocultación. Contención emocional que mata cada año a unos cuantas personas. Dialogantes y maestros de la persuasión saben cómo hacer llegar a su orilla las condiciones más favorables.

La clase media aquí está desapareciendo.Eso me han comentado ya unas cuantas personas. La capacidad de ahorro es ridícula si planteas tu vida a largo plazo. Cada día sueño con decir ciao. Aquí os quedáis. Me voy de esta jaula dorada que ahoga. Me amarga el carácter el no permitir el error, me entristece la mezquindad,  la falta de valentía y esa timidez forzada. Recuerda que aquí, cualquier cosa que digas podrá ser utilizada en tu contra.

DSC_0001_26.JPG

paisaje transversal

Unos días antes, estuve en el sur. Vi a algunos amigos queridos. Me faltaron otros, pero fue genial sentirse como en casa.

img-20160903-wa0026

el primer puente de hierro del país

Antes, pasé casi diez semanas seguidas de un verano esquizofrénico aquí encerrado, viendo arboles desde el balcón de casa y  una iglesia católica que me canta  los cuartos cada hora  hasta las once.

img-20160806-wa0001

el barrio

He tomado mi primer baño en un rio helado. He nadado por primera vez en una piscina de 50 metros. He tomado copas al lado de una presa viendo a suicidas lanzarse rio abajo para pasar el calor. He tomado fondues en pleno agosto para cenar y no me he deshecho en sudor en la cama.

He sobrevivido mi primer verano en este lugar con monumentos naturales que merecen el halago por mostrar en crudo cómo es el mundo de pequeño .

DSC_0010_7.JPG

mi general

 

DSC_0005_8.JPG

paraguas a la orilla del rio

Hay quien se ata los cordones de sus zapatos entre si para caer hacia adelante y así avanzar.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

La vida cuántica

¿Cómo estaría si aquel zarpazo impulsivo se hubiera quedado atrás?¿Qué hubiera pasado si los viernes de ansia hubieran desgastado mis codos sobre el pupitre? ¿Cuál era el mensaje detrás de cada viaje, de cada cigarro?

Mundos paralelos, historias recontadas y repasadas una y mil veces. Versiones originales o copias desviadas, qué más da. El recuerdo cuántico tiene más valor que el real.

En la vida cuántica las personas nos dividiríamos en millones de nosotros mismos y viviríamos las mismas situaciones de muchas maneras distintas. Lo más parecido a tener mil vidas paralelas. Suena atractivo. Aunque veo mejor tener una máquina del tiempo y regresar al pasado para cambiar el ciclo de los acontecimientos. Mejor vivir dos veces lo mismo a contemplarlo desde muchos puntos de vista.

La versión original creo que no existe. Pero si puedo ayudar a escoger la aventura, diré de evitar los días de terraza infinita,  de café -cigarro – esparadrapo. La sangre llegó al rio y fue bueno parar a tiempo.
Sin embargo no se emprende solo la aventura. Uno escoge al compañero de viaje,  lo testea y comprueba si sirve o no, si entorpece o pone zancadillas. Pone esperanzas en que lo bueno reste y lo malo cambie. Lo hace fácil o difícil de manera simple. Se da un margen de tiempo, se acierta o  desacierta. Se pone del revés  con cada vuelta de espalda  llorando la muerte en vida de algo que quiere poder controlar. Pretender cambiarse es el error más grande a hacer cuando te atas en corto. Creo no poder mudar de piel y carácter con similares experiencias.
A decir verdad, mis recuerdos son míos y los pienso cuando-como quiero. No quiero tirar mi llave al rio.

Puede ayudar al duelo saber  motivos pero me temo que son motivos cuánticos, medibles desde puntos de vista diferentes.  Siento si puse  yodo salado. Lo siento. De veras. Sigo enganchado a alguna parte de ti y espero que tu camino siga de la mejor manera posible.

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Del invierno, pero al revés

El tipo duro de Blake Shelton dice que quiere irse. No le gusta estar lejos.
Su amigo  Michael Bublé  dice lo mismo. Querer irse a casa por los siglos de los siglos.

Amén.

 

Ha sido este un buen fin de semana. Dos días de sentirme en casa lejos de ella. La almohada con olores buenos, queratina en espiral repartida por el suelo. Conexiones inconexas entre 1979 y 1999.

 

 

Empezar una historia donde acaba la anterior.

 

Si somos demasiado emocionales, si somos demasiado poco contenidos, si hay que aprender a contener el vómito, es por nuestro bien. Por eso hay que aprender a copiar a los buenos. A los fuertes.

Ellos no son una piara de cerdos emotivos, son tipos duros. Son vaqueros solitarios como Blake Shelton que parece no gustarle Paris pero si España. El hombre vaquero que es capaz de dedicarle una canción a la sangría y seguir viviendo sin complejos y sin vergüenza

Shelton me desconcierta.

Comparar los  labios de alguien con el sabor de la sangría es muy extraño. Este tipo duro, que no debe ni saber a lo que saben las lágrimas, es capaz de comunicar así su vómito interno. O provocar de externos.

En todo este paseo de fin de semana por la sobriedad Thunesa, he descubierto  la alegría que colonos afrancesados le llevaron , sus bodas elitistas a la orilla del lago con hombres de americana y mujeres de vestido, despreocupadas de sus carritos de bebé , guardados en el maletero de sus Jaguars.
El bestiario que clasifica personalidades como en una cadena de montaje que hace que todo funcione. El vómito controlado pero no eliminado porque sigue estando en remanente.

Ante tal muestra de emociones la sal de frutas. Está  siendo este el segundo verano seguido  más extraño en mucho tiempo. Recitaré los versos de esta canción al revés, a modo de exorcismo positivo. Del invierno pero al revés.
Hablaré de él.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

El día que se aclaró todo

Todo empezó mucho antes, en el aula de estudio del instituto cuando repasaba cómo hacer los análisis sintácticos que entraban en los exámenes de lengua, y que amablemente me enseñabas a entender. Gracias a eso pude aprobar aquel año y un curso después hacer algo digno en la selectividad.

Diez años más tarde nos reencontramos, bajo mi eufória por una nueva etapa que se abría,que acompañaba a la tuya en tu nuevo piso , tu nueva vida en el centro, tu paso hacia adelante y portazo , o al menos eso intuía, a una etapa anterior.

Y fué un 8 de julio, mientras el taller se vaciaba, colmatado de cajas de carton y perchas, que coincidimos en la salita y me hiciste descubrir muchas cosas nuevas.

 

La poesía leida de voz viva de Angel González, las maravillas de Luis García Montero, mi cabeza acelerada por figuras, sobrexcitada, tremendamente sedienta de tu mundo genial , vivo, construido con tu magia . Lagarto del desierto en bucle, olor a vainilla. Dias increibles, dias que no olvidaré nunca.

 

Conocer antes que nadie en un hostal de Salerno el discazo de Standstill, disfrutar mucho mucho de los cuentos chinos para niños del japón, acompañarte a ver su directo varias veces aquel verano. Descubrir el Maceiras, la Venencia, los desayunos de tres horas, las ganas, volver a empezar,  dejarte la piel y la cartera en el puente ferroviario para volver a sentir algo especial.

 

Hoy han brotado estos recuerdos bien solos. Estan vivos.  Lo que no está bien muerto vuelve a aparecer,  a reclamar su espacio en la memoria diaria. Mala muerte si es que la hubo. Tupido velo y dejemos pasar el tiempo. Esto no es 1999 en Suecia, es otro lugar y va muy en serio que el tiempo pasa, se platean las sienes , se mustian las ganas , se llena la mochila de piedras distintas, se vacía la despensa adolescente, se superan algunos traumas, se piensa con un poco más de claridad. Se aclara uno sobre qué es y cómo. La piel, está un poco más dura.

 

¿De qué va todo esto? ¿Para qué estamos aquí? ¿Qué demonios nos persiguen?

En todo este tiempo, el proceso de conociemiento sigue.  Que vida sólo hay una, en eso chocamos bastante, tú pisando de pies en el suelo, yo fantaseando en mundos, situaciones, motivos, elementos no controlables.

 

Las ganas pueden con todo. Hasta que llega un tonto y te arrebata casi todas.
Los tontos son muy peligrosos, y piensa, haz el favor. Dos greatest hits que llevo conmigo y no olvido.
Todo es relativo, es my canción del verano.
Saltan chispas, pero hoy soy sólo capaz de recordar a un señor africano cantándole a un jamón.

Me gustó el día, me ayudó a posicionarme de nuevo. Por todo eso y por mucho más, valió la pena vivirlo.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Continentes sin contenido

Las escuelas de música van por barrios. Madrid contiene la suya. La canción tranquila y reflexiva, la letra bien hilada, la calidad vocal. Prefiero sus astucias, sus maneras de contar la vestusta vida que habita en españa. Da más en el clavo de lo que profundamente habita en el alma colectiva de la que creo formar parte.

La subsunción, la conjunción sin discurso, la ‘y’ que todo lo junta , el pegamento, eso  abunda en la escuela catalana. La lírica va en la música amigo, es ahí  dónde se carga la gasolina. El arpegio infinito llevado a la siguiente dimensión.

Pero hay lugares en los que el engaño está prohibido al público que no paga , el mismo que espera las casualidad,el lugar sin contención que propicie la magia.

DSC_0003_4[1]

Ese lugar está aquí cerca. Pero a la vez que asumo la condición de emoción con piernas, de vómito , prúrito, eructo constante, este lugar tiene sitios que separan los hilos del pensamiento hasta plastificarlos.  Cosas que parecen otras .

DSC_0005_8[1]

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría